El Concilio Vaticano Segundo

Visto desde mis recuerdos

Mons. Julio Terán Dutari – Sacerdote Jesuita

 

El Concilio Vaticano Segundo fue un gran acontecimiento que dio nombre a toda una época, para la Iglesia y – en cierto sentido – para el mundo entero.  Deseo señalar aquí algunos puntos, que creo importantes,  entre mis recuerdos de ese magno evento.

I.- Sobre el Concilio se han grabado en mi recuerdo ante todo tres características particulares que, íntimamente vinculadas entre sí, me representan la imagen imborrable de aquellos hermosos tiempos; esas características tienen que ver con la cultura, con espiritualidad y con un cierto estilo entusiasta que marcaba el tono.

a.- La cultura: El mundo actual se veía en actitud positiva, abierta, acogedora, como el espacio natural de la gente y su cultura. De cara a ese mundo se abría un diálogo con personajes de fuera de la Iglesia, que a su vez se interesaban en conocer esa Iglesia “aggiornata”, que quería actualizarse.

b.- La Espiritualidad: Todo lo que la Iglesia había vivido como espiritualidad suya adquiría un nuevo rostro atractivo, gracias a la liturgia reformulada en los idiomas de los diversos pueblos. Allí tenían cabida muchos anhelos que antes hubieran parecido muy ajenos a los “espiritual”. Comenzaba así un proceso que atraía el interés, o en algunos casos la curiosidad, de muchas otras personas, las de fuera de la iglesia y también algunas que creían haber estado “afuera” y entonces descubrían nuevas oportunidades para una pertenencia reconocida oficialmente.

c.- El estilo peculiar de estos fenómenos estaba marcado por un cierto entusiasmo, de un tono positivo preponderante, el cual iba luego a ceder ante otras actividades, ya fueran causadas por una mayor serenidad u objetividad, ya también por un cierto desengaño o por una abierta rectificación.

II.- Lo más importante entonces como ahora son las personas mismas. Al recordarlas omito aquí otros nombres de los que poco conozco, dentro del ámbito de lengua alemana en la Iglesia de aquel tiempo,  como el Cardenal Altfrink en Colonia, o en otro plano el Profesor Hans Küng de Suiza. Debo en cambio recordar ante todo al Padre Karl Rahner, mi profesor de Innsbruck y luego, en Múnich, mi director de tesis para el doctorado en filosofía.  Además, para  mí personalmente contaba mucho la figura del Padre Erich Przywara, jesuita alemán de origen polaco, o mejor dicho: de la Alta Silesia (Oberschlessien), sobre cuya obra, centrada en el conocimiento de Dios y en la “analogía”, yo comenzaba a trabajar para mi tesis doctoral bajo la dirección de Rahner. El Padre Przywara, que sobre el mismo Concilio escribió no pocos comentarios, siempre críticos pero en estos  pocos comentarios, siempre críticos pero en este caso también fervorosamente acogedores, llenaba mis pensamientos, hasta el punto de que el mismo Rahner tuvo que prevenirme de no leer los numerosísimos y nada fáciles escritos de Przywara con los ojos de Rahner…

Otros grandes eclesiásticos de aquel tiempo merecen mencionarse aquí: Estaba vivo en Múnich el recuerdo de Romano Guardini, ese gran pensador ítalo-alemán que recientemente ha recibido la admiración del Papa Francisco por su obra Das Ende der Neuzeit (= el ocaso de la edad moderna), como se observa  en la reciente Encíclica “Laudato Sí, alabado seas”.  En la Iglesia de San Luís, Iglesia de la Universidad de Múnich sentíamos viva la memoria del Profesor Guaridini, cuya cátedra fue ocupada entonces por el mismo Rahner.

En estos recuerdos míos emerge también la egregia figura del Profesor Ratzinger, más tarde el Papa Benedicto XVI. Por ese tiempo del Concilio los estudiantes de Teología en Innsbruck leíamos con avidez los Apuntes de Ratzinger acerca de temas teológicos tan importantes como el tratado sobre la gracia o sobre el Dios creador, que además de magistrales enseñanzas contenían algunas interpretaciones, audaces para su tiempo, en temas controvertidos.

Finalmente quisiera cerrar mis evocaciones con unas cuantas notas en torno a Rahner y a Przywara, los dos jesuitas a quienes tanto debo y que tanto hicieron por la Iglesia a la que mucho amaban, tal vez de manera no bien comprendida por algunos críticos. Estos recuerdos van unidos a los de aquellas ruinas de la segunda guerra mundial que en el tiempo del Concilio todavía podían verse en Múnich.

Durante la guerra Rahner estuvo activo pastoralmente en Innsbruck, mientras Przywara permanecía en Murnau, cerca de los Alpes, ya agobiado por la enfermedad. Cuando el año 1965 comencé mis estudios de especialización en Múnich, fui a pedir al Padre Karl Rahner que me abriera un camino para mi disertación. Fue entonces cuando él me dijo que le gustaría saber qué era en definitiva lo que pretendía Przywara con su idea interativa de la analogía del ser. Me puse a trabajar en ella e iba haciendo ver mis trabajos al entonces asistente de Rahner y futuro Cardenal Karl Lehmann, quien por cierto me precavía de no dejarme enredar en tantos recovecos como se le achacaban al pensamiento de Przywara. Este era un consejo sabio y prudente,  pero todo ello no obstaba para que yo recogiera con mucha emoción las extraordinarias alabanzas que le tributó poco tiempo después el mismo Rahner con ocasión del premio otorgado  a Przywara por inmigrantes de la Silesia Superior (Oberschlessien, donde éste había nacido).  En su discurso laudatorio dijo Rahner que no había por entonces pensadores en los que el tema de Dios tuviera esa fuerza vibrante del misterio que se sentía en Przywara. Y en este reconocimiento coincidía Rahner de corazón con su antiguo compañero suizo, antes jesuita, Urs von Balthasar, del cual, sin embargo, se había distanciado por causa de oras divergencias.

Más allá de cualesquier divergencia o de ciertos detalles anecdóticos, lo maravillosamente grande de aquel tiempo ha sido para mí el poder sentir cercanas a tantas personalidades que se asocian a mi experiencia del gran Concilio Vaticano Segundo.

 Noticias

19 Jun 2019 18:44 - CEPES

COMUNICADO DE PRENSA

Quito, 13 de junio de 2019 

El 12 de junio del 2019, los Jueces de la Corte Constitucional, con 5 votos a favor y 4 en contra, dieron paso en el Ecuador al matrimonio entre personas del mismo sexo. 

Estas dos resoluciones vulneran gravemente la seguridad jurídica de nuestro [ ... ]

Leer más...
10 Jun 2019 18:44 - CEPES

El Centro Ecuatoriano de Pensamiento y Ética Social (CEPES) el 07 y 08 de junio participó en un encuentro con académicos y sociedad civil en Guayaquil, con el tema de Doctrina Social de la Iglesia, entre las ponencias destacadas fue la de S.E. Mons. Eduardo Castillo Presidente del CEPES, en la [ ... ]

Leer más...
05 Jun 2019 18:44 - CEPES

Del 22 de abril al 17 de mayo , el Centro Ética y Pensamiento Social de la Iglesia (CEPES) facilitó un curso virtual La Ética en la vida social, el mismo fue desarrollado por el Dr. Luís Panchi, con excelentes temas, como la Ética General, Ética Social y Ética Laboral. Terminó con un video conferencia [ ... ]

Leer más...
28 May 2019 00:10 - CEPES

Ver galería de imágenes

Leer más...
29 Ene 2019 19:20 - CEPES

Del 17 y 18 de noviembre del año 2018, en el Seminario de la Arquidiócesis de Guayaquil dirigido a la Escuela de Teología de Laicos de Guayaquil,   El Director del CEPES Santiago Cadena, fue el facilitador del Taller cuyo tema fue “La importancia de la Doctrina Social de la Iglesia en el [ ... ]

Leer más...